publicidad

publicidad

ad

publicidad

» Las navidades de las épocas pasadas

Las navidades de las épocas pasadas


La navidad ya esta cerca y no hay que olvidar nunca los sentimientos que nos provocaba (y provoca aún) a algunos de nosotros. Porque no solo se trata de los regalos en si, sino de estar juntos y de que la festividad nos permita sacar ese niño interior que llevamos dentro.



Y es que piénsenlo un poco: ahora que hemos crecido, algunas personas simplemente no disfrutan la navidad como cuando niños. Ahora recibes un regalo, una consola de videojuegos por ejemplo, y no pasa de la sonrisa de oreja a oreja y ya ¿Por qué? porque ya estamos grandes, ya no nos podemos emocionar tanto como niños chiquitos. Simplemente no esta permitido por la sociedad.


No digo que todos sean así: todavía existimos aquellos que nos emocionamos con un regalo, con la consola nueva (y que hasta en casos extremos saltamos de alegría... literalmente) o que vemos el trailer del juego que nos va a llegar y nos saca lágrimas de emoción (eso también me pasa a veces cuando me encariño mucho con una franquicia). Pero por desgracia se a olvidado y dejado de lado eso de explotar nuestros sentimientos de la época. Ahora los que son padres, enseñan a sus hijos a no emocionarse tanto o a no expresar tanto sus sentimientos.

Los hacen crecer muy rápido.

Recuerdo la época navideña de mi infancia. Veía de niño los comerciales del NES y me emocionaba. Recuerdo que trate de portarme lo mejor que pude en esas épocas (lo cual era, no molestar al perro de la vecina recuerdo) y llegado el día de navidad, pedí al buen Santa que me trajera mi NES, que era lo único que pedía. Y así fue: La mañana de navidad yo estaba muy emocionado, el ambiente olía... pues a lo que huele la navidad, era especial. Bajando al primer piso, debajo del árbol navideño, vi la caja ¿Podría ser? y ¡Sí! me emocione mucho, saltaba brincaba, desperté a mi papá para que me conectara el NES, y puedo imaginar la satisfacción o alegría que a mis progenitores les causaba verme tan felíz.




Quitamos el viejo Atari 2600 y conectamos el NES y fui muy felíz. Un par de años más tarde, cuando el SNES salía a la venta en México, lo pedía. Ya era un par de años más tarde, pero aún creía que de alguna manera Santa nos podría ver y que sabía lo bueno y malo que hacíamos. Traté de portarme lo mejor que pude, ayudaba en la casa (con lo que podía) e incluso mi papá me comentaba que Santa también se fijaba en las calificaciones de uno ¡Qué exigente es Santa!



Y pasó casi lo mismo que cuando obtuve mi NES, el mismo olor, la caja, la emoción. Así pasaron los años y ya con el N64 a la venta y yo sabiendo la amarga verdad de la navidad y Santa (incluyendo los Reyes Magos) decidí igual portarme bien y hacer todo lo que me pedían. Un buen día, ya tenía mi N64 y casi lloraba de la emoción. Con las demás consolas que he tenido, me ha pasado que las obtengo normalmente en época navideña y nunca he perdido la emoción y el sentimiento que cuando chico, me acompañaba al momento de abrir mi regalo de navidad.



La moraleja (o algo así) es: Nunca dejen de demostrar cuando sienten alegría por algo o en este caso algún regalo que les den en navidad y si son padres, no le quiten a sus hijos la oportunidad de soñar en esta navidad. El sentir la magia (que es como yo le llamo) es algo que sus hijos por siempre les agradecerán.


publicidad

Mantente informado con las notas más actuales ¡Únete! a nuestra redes sociales

Acerca del Autor:

Entusiasta de los videojuegos y animación japonesa desde hace muchos años. Le gusta además ver televisión, películas y leer. Piensa firmemente que el rey de los monstruos es Godzilla y que algún día alcanzaremos la iluminación

Entrada más reciente Entrada antigua Tecknomano
 

Privacidad - Disclaimer Contacto Publicidad ¡Únete! Sobre Nosotros

Licencia Creative Commons